El blog de Pepe Promedio

Seguro a todo riesgo: qué debes saber

¿Has alcanzado una de tus metas financieras y tienes un coche nuevo? Probablemente, te preguntes qué opción de seguro es el que te conviene contratar. La duda que suele asaltarnos a todos es: ¿a terceros o seguro a todo riesgo? En este artículo te descubrimos todo lo debes saber acerca de los seguros a todo riesgo —características y coberturas— para ayudarte a resolver todas tus dudas.

New Call-to-action

Qué es un seguro a todo riesgo

Este tipo de seguro, a todo riesgo, es el que más cobertura y protección te otorga. Sin lugar a dudas, es la forma más completa de asegurar un vehículo. Incluye las coberturas a terceros junto a una amplia combinación de coberturas para el coche, el conductor y los ocupantes. Es decir, además de incluir el seguro a terceros —obligatorio por ley— el seguro a todo riesgo incluye los daños que sufra el propio vehículo en un siniestro. Esto es muy conveniente en coche nuevos recién salidos del concesionario.

Seguro a todo riesgo: qué cubre

Si estás pensando en contratar un seguro a todo riesgo para tu coche nuevo debes saber que la cobertura de daños propios es una de las más beneficiosas. Sin embargo, cada aseguradora puede incluir otras coberturas en la póliza. Es una buena idea preguntar por todas ellas y valorar cuáles necesitarás y de cuáles puedes prescindir. Ajustar la póliza a tus necesidades puede variar mucho la prima. 

Por lo tanto, teniendo en cuenta que cada aseguradora tiene sus propias coberturas obligatorias y opcionales, lo recomendable es estudiar con detalle las distintas ofertas. Ten en cuenta que el mejor seguro que puedas conseguir no solo será el de mejor precio, es importante también atender a los límites y coberturas que incluye. Algunos de ellos son: 

  • Cobertura de daños propios: Se trata de la garantía qué más se valora en el seguro a todo riesgo. Cubre los daños que sufra tu coche, incluso si la culpa del siniestro es tuya. En el caso de que reparar los daños sea más caro que el propio automóvil, la aseguradora puede declarar siniestro total y pérdida del vehículo. En este caso se determina una indemnización que se calcula dependiendo de la antigüedad del coche. Cada aseguradora lo calcula de un modo distinto, asegúrate de conocer este dato de cualquier seguro a todo riesgo que estés pensando contratar.
  • Seguro del conductor: Se trata de un capital asegurado en el caso de que el conductor fallezca, quede incapacitado o se requiera cubrir la asistencia sanitaria en caso de accidente. Asegúrate de conocer los límites y servicios asociados a la cobertura y en qué casos son aplicables las indemnizaciones. 
  • Rotura de lunas: Es muy habitual en este tipo de seguros a todo riesgo, incluyen cobertura en reparación y cambio de parabrisas delantero, ventanillas laterales, luna trasera y techo solar —si lo tiene el vehículo—.
  • Seguro de responsabilidad civil ampliada: Con esta cobertura se amplía la cuantía de responsabilidad civil, de forma que el límite económico sea mayor que la establecida en la Ley del Seguro Obligatorio de Automóviles. En algunos casos, esta ampliación incluye daños ocasionados a terceros por remolques, caravanas u otros objetos transportados, por ejemplo las bicicletas en la baca u otros sistemas de transporte para bicicletas.
  • Robo e incendio del vehículo: En caso de tener esta cobertura, se puede producir también la pérdida total del vehículo, por lo que no está de más averiguar cómo se haría el cálculo de la indemnización por siniestro total.
  • Defensa jurídica y reclamación de daños: Aunque cada aseguradora tiene sus condiciones, esta cobertura suele componerse de una indemnización para subsanar los gastos ocasionados por una posible defensa jurídica y reclamación de daños.
  • Otras coberturas: Se suelen incluir en la póliza o se ofrecen para ser incluidas otras coberturas que pueden ser muy útiles. Por ejemplo:
    • Cobertura de Asistencia en viajes: Para esos problemas que pueden aparecer estando en ruta.
    • Reclamación de multas de tráfico: La inclusión de un servicio de asesoramiento jurídico para reclamar multas también puede ser un plus.
    • Cobertura por retirada del carné: En los casos en los que se retira el carné del conductor y asegurado, una cobertura de este tipo puede cubrir gastos como, por ejemplo, los cursos para recuperar los puntos.

Seguro a todo riesgo: qué no cubre

Aunque contrates un seguro a todo riesgo para tu coche nuevo, no todas las situaciones estarán cubiertas. No importa si la prima de tu seguro es altísima, hay circunstancias que ninguna aseguradora cubre. Son las siguientes:

  • Conducir bajo los efectos del alcohol: U otras drogas, o si se conduce con el carné retirado.
  • Llevar más ocupantes de los permitidos: Por lo general, cinco —incluyendo al conductor—.
  • Daños causados voluntariamente: Los daños que ocasione el asegurado a mala fe tampoco se cubren. 
  • Siniestros con familiares o vecinos: Estos incidentes pueden considerarse como que tienen intención de fraude y por tanto no se cubren.
  • Conductores menores de 25 años: Los conductores jóvenes no suelen tenerlo fácil con las aseguradoras. Cuidado, si consideras la opción de hacer el seguro a nombre de otra persona, si la aseguradora ve que en un siniestro está implicado un conductor menor de 25 que no figura en la póliza, con toda seguridad no querrá hacerse cargo de los daños (si propios ni a terceros).
  • Vehículo sin la ITV: Recuerda que es obligatoria a partir del 4 año de vida del vehículo.
  • Participación en carreras: Ya sean legales o ilegales. Para estos casos hay seguros específicos.
  • Muelles, conducción cerca del mar: Si viajas en barco, los incidentes de este tipo estarán cubiertos por el seguro del barco.
  • Omisión del deber de socorro: Las aseguradoras suelen usar este argumento si te das a la fuga.
  • Catástrofes naturales: En estos casos lo más seguro es ponerse en contacto con el Consorcio de Seguros.
  • Coches modificados: Es absolutamente necesario mantener informada a la aseguradora de los cambios que realices en el coche. Existen seguros para coches tuneados.
  • Robo del vehículo: Si te roban el vehículo y el ladrón tiene un accidente, los daños serán cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros.

El Consorcio de Compensación de Seguros es la institución pública que se encarga de cubrir las situaciones especiales que las aseguradoras no cubren. Este consorcio se adscribe al Ministerio de Economía y recibe un porcentaje de la prima de tu seguro, precisamente para poder cubrir después situaciones especiales. Estas circunstancias especiales tienen que ver con fenómenos naturales, asociados a la violencia o producidos por las Fuerzas Armadas.

Seguro a todo riesgo con o sin franquicia

Cuando contratamos cualquier seguro podemos hacerlo con franquicia o sin ella. En el caso de un seguro a todo riesgo para tu coche, podemos distinguir claramente entre dos tipos:

  • El seguro a todo riesgo con franquicia:Esta opción es perfecta para ti si no quieres renunciar al ahorro. Incluyendo una franquicia disminuyes el costo de la prima —especialmente en la cobertura por daños propios—. Están especialmente indicados para conductores que no suelen tener siniestros o son propietarios de coches de lujo o muy caros que tienen pólizas de mucho valor. En este caso, el asegurado y la aseguradora comparten los riesgos.
  • El seguro a todo riesgo sin franquicia: Es más caro pero la cobertura es mayor. Incluye coberturas por pérdida total y parcial del coche por daños y por hurto; protección patrimonial para responsabilidad civil extracontractual —muy utilizado por los coches destinados a servicio público—; protección patrimonial para daños; asistencia jurídica y responsabilidad civil extracontractual.

Como ves, es importante tener en cuenta que cada compañía aseguradora tendrá sus propias configuraciones del seguro a todo riesgo. Puedes consultar con una correduría de seguros,  estas entidades buscarán los mejores precios y coberturas adaptándose siempre a tus intereses. Recuerda que merece la pena dedicar tiempo a analizar y comparar para que no tengas que arrepentirte después de haber tomado una decisión precipitada.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.