El blog de Pepe Promedio

¿Es el seguro de decesos una buena alternativa para ti?

La vida es una incógnita, pero si hay algo seguro en ella es la muerte. Tarde o temprano todos vamos a pasar por ese trance, y es normal que nos preocupemos por el hecho de que nuestra muerte no suponga una carga económica para nuestra familia. De ahí el éxito del seguro de decesos.

Este seguro está muy arraigado en nuestra cultura, pero no es así en los países de nuestro entorno, en los que es habitual que el seguro de vida y de decesos vayan de la mano. Esto implica que al contratar un seguro de vida el mismo también prevé una cierta cantidad que se adelantará a los beneficiarios para que paguen el sepelio del asegurado.

En España la fórmula del seguro de decesos de prima única no es muy común, por lo que la mayoría de las personas que cuentan con un seguro de este tipo pasan años y años pagando cuotas.

Si has comenzado a pagar un seguro de este tipo desde muy joven y mueres con edad avanzada, al final habrás pagado a la aseguradora una cuantía muy superior a lo que será el coste de sepelio.

Por eso, si estás pensando en contratar este producto o ya tienes un seguro de este tipo, es momento de plantearte varias cosas: ¿cuántos años tienes? ¿Cuánto cuesta un seguro de decesos? Sigue leyendo y descubre si de verdad necesitas o no este producto y si hay otras alternativas más interesantes.

New Call-to-action

¿Qué incluye el seguro de decesos?

Para entender qué es un seguro de decesos hay que señalar que cubre todos los gastos y gestiones relacionadas con el sepelio de una persona, ya sea un entierro o una inhumación. Esto suele incluir:

  • Repatriación si el asegurado ha fallecido en el extranjero.
  • Prestación del servicio funerario: féretro, velatorio, coche fúnebre, sudario, acondicionamiento del cadáver, servicio religioso, flores, enterramiento o inhumación.
  • Gestiones administrativas: solicitud del certificado de defunción; solicitud de pensión de viudedad, orfandad, jubilación o invalidez; inscripción en el Registro Civil, baja en la Seguridad Social, gestión de partidas de defunción y testamentos, baja del libro de familia, fe de vida, etc.

Algunas aseguradoras ofrecen además servicios extra como la tramitación de testamento online, gestión del final de la vida digital, cobertura en caso de accidentes o asistencia en viaje.

¿En qué se diferencia del seguro de vida?

El seguro de decesos sólo cubre los gastos relacionados con el sepelio y las gestiones administrativas que se derivan del fallecimiento de una persona. Por su parte, el seguro de vida tiene como objetivo ofrecer una seguridad económica a los beneficiarios del asegurado.

Con un seguro de decesos los familiares saben que no tendrán que asumir ningún coste por el sepelio, mientras que con el seguro de vida los familiares, recibirán directamente la cantidad contratada por el fallecido. Este dinero puede servirles para hacer frente a los gastos de entierro o inhumación. Es más, muchos seguros de vida ofrecen cantidades por adelantado para hacer frente a estos costes.

¿Cuándo es recomendable un seguro de decesos? ¿Y si ya lo tengo contratado?

Un sepelio normal tiene un coste de entre 3.500 y 6.000 €. Si optas por el sistema de prima única de decesos puedes pagar ahora a tu aseguradora esa cantidad y ya tendrás el entierro pagado, no tendrás que volver a pagar nada.

Sin embargo, la mayoría de las personas que pagan un seguro de este tipo optan por una prima mensual o anual.

Si eres muy joven y tienes una vida larga para cuando llegue el momento del entierro lo habrás pagado con creces, ya que es un producto cómodo pero que a la larga sale caro. Lo mejor es empezar a pagar un seguro de este tipo cuando ya se está en una edad avanzada.

Alternativas al seguro de decesos

Si actualmente lo tienes contratado, puede que te sientas un poco inseguro ante la idea de cancelar tu seguro de decesos y pienses ¿qué va a pasar con mi familia si fallezco, cómo pagarán los gastos de sepelio?

No se trata de que dejes a tu familia desprotegida, sino que busques otras alternativas para tener independencia financiera, de modo que haya dinero suficiente para pagar el sepelio y además unos ahorros que ayuden a tus allegados cuando tú no estés.

Veámoslo más claro con un ejemplo. En un seguro de decesos de prima nivelada por el que se paga una prima de 150 euros anuales, si se produce el fallecimiento 40 años después, se habrán pagado 6.000 euros, con esta opción se habrán cubierto solo los gastos de sepelio.

En cambio, si en lugar de contratar un seguro de decesos, se contrata un seguro de vida también de prima nivelada, por un capital asegurado de 100.000€ que además ofrezca la posibilidad de adelantar los gastos de sepelio, se pagará una prima anual aproximada de 300€, si contamos igual que en el caso anterior que se produzca el fallecimiento 40 años después, en este caso se habrán pagado 12.000€, pero se habrán cubierto no solo  los gastos de sepelio sino que además los beneficiarios recibirán 94.000€ .

No olvides que el coste de oportunidad por la compra de un seguro de decesos en ocasiones es tan alto como tu propia independencia financiera. A pesar de ser un seguro tremendamente aceptado en este país, te invitamos a pensar sobre a quién beneficia este producto realmente y a contactar con un buen profesional para que te guíe en la contratación del producto más adecuado para garantizar el bienestar de tu familia.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.