El blog de Pepe Promedio

Ratio de tesorería: qué es y para qué sirve

Las ratios financieras son las grandes aliadas de un director financiero. Con ellas, es capaz de conocer y analizar la situación financiera de la empresa. Analizando las ratios es posible saber si la empresa ha sido bien gestionada, se pueden realizar proyecciones económico-financieras y mejorar la toma de decisiones.

Una de esas ratios es la ratio de tesorería y se utiliza para realizar el análisis económico y financiero de una empresa. Para que lo conozcas todo sobre esta ratio hemos preparado este artículo. Descubre cómo calcularla, interpretarla y los valores óptimos que reflejan la solvencia del día a día en la compañía.

New Call-to-action

¿Qué es la ratio de tesorería?

La ratio de tesorería permite medir la capacidad de una compañía o institución para pagar las deudas que vencen en el corto plazo. Muestra la capacidad de la empresa para hacer frente a las deudas en un rango de tiempo inferior a un año, manteniendo el disponible y las deudas a su favor.

Tanto la ratio de tesorería como la de solvencia muestran la capacidad de la empresa para pagar sus deudas, pero se diferencian en el factor tiempo. La ratio de tesorería sólo abarca las deudas a corto plazo comparándolas con los recursos de la compañía. Estos recursos son líquidos o pueden serlo a corto plazo. Podríamos decir que indica la solvencia inmediata de la compañía.

Por su parte, la ratio de solvencia compara todo el activo de la empresa con el pasivo. Es decir, muestra la relación entre todos sus bienes y derechos y las obligaciones y deudas. Mide la solvencia general de la compañía.

¿Qué mide la ratio de tesorería?

Las empresas operan, en mayor o menor medida, con financiación ajena. Gracias a esta financiación las empresas crecen y pueden completar sus propias inversiones. Pero, además, con esta financiación pueden hacer frente a su actividad a pesar de que en muchas ocasiones los pagos de los clientes se aplazan en el tiempo.

Así como se aplazan los pagos, también se aplazan los cobros. En este contexto, resulta fundamental para una empresa tener los medios necesarios para hacer frente a las deudas que vencen pronto. Para establecer hasta qué punto la compañía es solvente se utiliza la ratio de tesorería, también llamada prueba ácida.

¿Cómo se calcula la ratio de tesorería?

Fórmula

Para calcular la ratio de tesorería se debe aplicar la siguiente fórmula:

Ratio de tesorería = Disponible + Realizable / Pasivo corriente

Estos valores se encuentran en el balance de situación y se refieren a los siguientes conceptos:

  • Disponible: se trata de el dinero, la liquidez de la empresa.
  • Realizable: son todos los bienes y derechos que la compañía puede transformar en dinero rápidamente, así como los deudores, clientes y las inversiones financieras a corto plazo.
  • Pasivo corriente: todas aquellas deudas y obligaciones que vencen en el corto plazo.

Interpretación

En otras palabras, la ratio de tesorería ofrece información sobre cuántos euros tiene disponibles la empresa, entre el dinero líquido y los bienes y derechos que puede convertir en dinero contante de forma rápida, por cada euro que adeuda en el corto plazo.

Si, por ejemplo, la ratio es de 2.30, quiere decir que la empresa tiene 2.30 euros de dinero y bienes por cada euro que debe a corto plazo.

¿Cuáles son los valores óptimos?

Los economistas coinciden en señalar que el valor óptimo de la ratio de tesorería es alrededor de 1. Es decir, el importe total del disponible más el realizable es igual o similar al total de las deudas a corto plazo.

Por lo tanto:

  • Si la ratio es inferior a 1 la solvencia de la empresa a corto plazo no es suficiente. Cuanto más bajo sea, mayor dificultad para hacer frente las deudas con vencimiento en el corto plazo.
  • Si la ratio es mayor que 1, es probable que existan activos improductivos.

Recuerda que estos valores óptimos se han establecido con carácter general. Es probable que puedan variar en función del sector al que pertenezca la empresa, la situación económica que atraviese y las propias características de la compañía.

La falta de solvencia que permita hacer frente a las deudas es uno de los principales problemas que puede tener una empresa. La ratio de tesorería es una herramienta que permite conocer la situación de la compañía y establecer aquellas acciones que se deben afrontar con más urgencia.

Los pequeños empresarios o autónomos pueden tener más dificultades a la hora de atender a este tipo de detalles. Por eso, si es tu caso, recuerda que puedes apoyarte en tu asesor financiero o laboral.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.