El blog de Pepe Promedio

Ratio de autonomía financiera: qué es y cuál es su utilidad

Contar con autonomía financiera es un síntoma de salud económica. Gestionar la contabilidad de una empresa o economía doméstica es vital para conocer exactamente cuál es el estado financiero en ambos casos. Gracias a la contabilidad puedes averiguar ciertas ratios que debes conocer antes de hacer una inversión. Podríamos decir que es una especie de garantía de que las cosas irán bien si la ratio es alta.

Por lo tanto, conocer la ratio de autonomía financiera otorga ciertos poderes a la hora de tomar decisiones que afectarán al futuro económico de una empresa, pero también de una economía familiar. En este artículo analizamos qué es la ratio de autonomía financiera y por qué es importante conocerla antes de decidir sobre nuestros ingresos y gastos.

New Call-to-action

Qué es la ratio de autonomía financiera

Se trata de la fórmula que mide la capacidad de una empresa o economía doméstica para financiarse. Para conocer dicha capacidad se emplea una fórmula que indica la relación existente entre los fondos propios y el pasivo total.

Es decir, la ratio de autonomía financiera refleja la relación entre el capital propio y la suma de los capitales permanentes que son necesarios para su financiación. En este sentido, nos referimos también a los préstamos y créditos pendientes a largo y medio lazo.

  • En una economía el patrimonio o capital propio son el conjunto de aportaciones que hacen los socios y constituyen sus recursos propios, las reservas acumuladas y los beneficios que no se han repartido. Estos capitales no tienen que ser devueltos, a no ser que se disuelva la sociedad y la empresa deba devolver a los socios el capital aportado.
  • Por su lado, los capitales permanentes son los recursos financieros propios más los créditos a largo plazo. Reciben el nombre de capitales permanentes porque se mantienen a disposición de la empresa por un largo periodo de tiempo.

Podemos expresar la ratio mediante la siguiente fórmula:

Ratio de autonomía financiera= Capitales propios/Capitales permanentes

El objetivo de la fórmula es medir la forma en la que la empresa está usando sus activos cuando gestiona las diferentes operaciones de manera que se pueda determinar si es rentable o no.

A mayor ratio, mayor autonomía financiera. Esto quiere decir que tendrá más posibilidades de sobrevivir en las situaciones de incertidumbre que puedan producirse en el futuro 

Por qué son útiles las ratios

La capacidad que tienen las personas y las empresas de poder tomar decisiones, según sus ingresos y gastos y con relación a su nivel de endeudamiento, es lo que conocemos como autonomía financiera.

Si se trata de una empresa, su autonomía financiera depende de la relación que tenga entre su patrimonio y su deuda. 

Contar con autonomía financiera supone que cuando las cosas empiezan a ir mal, la empresa tendrá cierto margen de maniobra. Esto quiere decir que cuenta con los recursos suficientes para hacer frente a sus obligaciones de pago.

No se puede definir un porcentaje o ratio de autonomía financiera que se considere como idóneo. La ratio de autonomía financiera depende de muchas variables que afectan a la empresa como el sector del que es parte, el contexto económico, etc.

La ratio de autonomía financiera tiene una estrecha relación con la ratio de endeudamiento. La ratio de endeudamiento se calcula de forma inversa al de autonomía financiera y ambos permiten evaluar el riesgo financiero que presenta una economía respecto a la estructura financiera.

Otro cálculo a tener en cuenta es la ratio de rentabilidad económica. Se calcula para conocer el beneficio generado por los activos sin tener en cuenta el coste de financiación de los mismos. Es decir, indica si el crecimiento de una economía va de la mano con una mejora o deterioro del resultado. Para calcularlo se toma el resultado de explotación (antes de intereses e impuestos), se divide por el activo total y se multiplica por 100 para obtener el porcentaje. A mayor ratio, mayor rendimiento de los activos.

Tanto las ratios financieras como económicas resultan imprescindibles para analizar la viabilidad de un negocio. Con las ratios podemos averiguar rápidamente el estado de una economía, también podemos comparar diferentes épocas o negocios.

Como ves, los conocimientos financieros son muy útiles para administrar tanto una pequeña economía como una más grande. Para cualquier duda o consulta, acude a tu asesor financiero. Antes de hacer una inversión te convendrá saber algunos datos, entre ellos tu ratio de autonomía financiera. ¡No comprometas tu libertad financiera!

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.