El blog de Pepe Promedio

¿Sabes lo que un PIAS puede hacer por tu futuro?

Si piensas en comenzar a ahorrar para tu jubilación, para la universidad de tus hijos o para hacer ese gran viaje con el que sueñas debes realizar una buena planificación financiera.

Hoy hablamos de un producto financiero que debes conocer y tener muy en cuenta por su flexibilidad, nos referimos al PIAS o Plan Individual de Ahorro Sistemático.

New Call-to-action

Productos de ahorro para la jubilación

Los productos financieros más conocidos y utilizados a largo plazo y de cara a la jubilación son:

Planes de pensiones: Es el producto más conocido y habitual por los beneficios fiscales que generan sus aportaciones. Sus características principales son las siguientes:

  • Se realizan aportaciones periódicas con el objetivo de constituir una cantidad de ahorro para la jubilación.
  • Supuestos de rescate: Jubilación, incapacidad laboral permanente, fallecimiento, gran dependencia, desempleo de larga duración, enfermedad grave, y a partir de 2025 se podrán rescatar las aportaciones cuya antigüedad sea superior a diez años.
  • Fiscalidad: Las aportaciones reducen la base imponible del IRPF por un máximo de 8.000 euros anuales. El capital o renta obtenida tras la jubilación también tributa según el IRPF.
  • Rentabilidad: No aseguran ninguna rentabilidad a no ser que se contrate una garantía adicional. Ofrecen diferentes políticas de inversión en función del riesgo y el plazo previsto.

Planes de previsión asegurada (PPA): Son contratos de seguros de vida con las mismas características jurídicas y fiscales que los Planes de pensiones. La diferencia principal es que en este producto de garantiza un tipo de interés mínimo.

Suele ser recomendable para personas que estén cercanas a la jubilación o que sean muy conservadoras pues en ningún caso perderán nada del capital aportado.

PIAS: es un plan individual de ahorro sistemático pensado a largo plazo. Al igual que el PPA se trata de un seguro privado donde se van pagando unas primas o cuotas para ir forjando un montante de dinero que puede ser líquido desde el primer año de vida.

Diferencia entre un Pias de interés técnico asegurado y un PIAS financiero

Existen principalmente dos modelos habituales de PIAS: por un lado, el que propone un interés técnico asegurado durante toda la vida del producto. Este producto es una opción muy conservadora en la que generalmente no conseguiremos rendimientos importantes, especialmente en estos momentos, con los tipos de interés en mínimos históricos.

La otra opción ofrece un modelo de ahorro basado en la inversión, donde el propio tomador asume el riesgo de la misma, y cuya rentabilidad es vinculada a la evolución de los diferentes activos en los que invierte. La rentabilidad que se consigue con estos PIAS, en un horizonte temporal de largo plazo, será con bastante probabilidad, considerablemente mayor que la que ofrecen los productos garantizados, siempre en base al comportamiento de las referencias utilizadas, del factor tiempo, de la promediación y el efecto del interés compuesto.

El PIAS y su fiscalidad especial

Los PIAS son productos financieros que suelen estar compuestos por varias carteras de fondos buscando siempre la máxima rentabilidad a través del interés compuesto, para asegurar una renta vitalicia.

Las aportaciones periódicas realizadas a un PIAS no dan lugar a deducción en el IRPF como pasa en el caso de los planes de pensiones. No obstante, cabe destacar que sí tiene una ventaja fiscal en el momento del rescate en forma de renta vitalicia.

Cuando se rescata el montante en forma de renta vitalicia, los rendimientos generados están totalmente exentos de tributar en el IRPF. Esto quiere decir, que de los beneficios que has obtenido por la rentabilidad que haya generado tu ahorro, no pagarás a Hacienda. Para poder acogerse a este beneficio fiscal se tienen que dar las siguientes circunstancias:

  • El cobro de la renta debe comenzar como mínimo cinco años después de haber constituido el PIAS y pagado la primera cuota.
  • El tomador del seguro, el asegurado y el beneficiario deben ser la misma persona.
  • Las primas pagadas no deben superar los 8.000 euros anuales ni un importe de 240.000 euros en la suma total de aportaciones.

Muchas personas que piensan en el corto plazo, eligen un plan de pensiones dejándose llevar por lo atractivo de la deducción en el IRPF de las cuotas que pagan hoy mientras constituyen su ahorro. Sin embargo, creemos que es igual o más importante, analizar la fiscalidad del futuro cuando se produzca el rescate de ese ahorro. No son pocos los casos, de clientes que cuando se jubilan y quieren cobrar su plan de pensiones, se llevan la sorpresa de que tienen que pagar a Hacienda importes muy elevados. Por esto, te recomendamos que te asesores muy bien antes de contratar cualquier producto de ahorro a largo plazo para no llevarte sobresaltos indeseados cuando quieras recuperar tu dinero.

Ventajas del PIAS frente al Plan de Pensiones

Las principales ventajas del PIAS frente al Plan de Pensiones es que se trata de un producto más flexible y adaptable a cada ahorrador, además de ofrecer seguridad sobre la inversión.

Debido a su flexibilidad el PIAS está indicado para cualquier tipo de cliente con independencia de su edad, y de su predisposición al riesgo. Está claro que, al tratarse de un producto pensado para el largo plazo, cuanto más tiempo esté funcionando, más rentable será debido al efecto del interés compuesto.

La fiscalidad entre el plan de pensiones y un PIAS también es diferente tal y como hemos comentado. Por ello, en muchas ocasiones la mejor estrategia para una buena planificación financiera es una combinación de ambos productos para poder aprovechar las ventajas de ambos.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.