El blog de Pepe Promedio

¿Estás sufriendo la cuesta de enero? ¡Apuesta por la planificación financiera para el nuevo año!

Seguro que cada vez que empieza un nuevo año caes en la misma tentación que tenemos todos de marcarnos unos objetivos. Es posible que a estas alturas ya tengas claro que en 2019 tampoco vas a mejorar tu inglés ni ir más de dos días seguidos al gimnasio, por eso te proponemos una meta que sí puedes conseguir: hacer una planificación financiera para el nuevo año.

New Call-to-action

¿Cómo es el proceso de planificación financiera?

Es mucho más sencillo de lo que puedas creer. Invirtiendo un poco de tiempo puedes arrancar 2019 de la mejor forma posible y terminarlo con unas finanzas saneadas.

Los pasos que vas a tener que dar son los siguientes:

  • Pon por escrito tus sueños y objetivos a corto, medio y largo plazo.
  • Analiza tu situación económica actual.
  • Establece pequeñas metas de ahorro mensual y fija un plan de acción.
  • Monitoriza los resultados.
  • ¡Disfruta del objetivo conseguido!

Pon por escrito tus sueños y objetivos a corto, medio y largo plazo

Ahorrar es duro, por eso debes hacerlo teniendo muy claro lo que quieres conseguir. Te resultará más sencillo si desde el principio sabes lo que quieres hacer con ese dinero extra que de momento no vas a gastarte.
Puedes marcarte objetivos a corto, medio y largo plazo. Por ejemplo, podrías plantearte hacer ese viaje con el que tanto has soñado. Tener en mente esa meta hará que los sacrificios que vas a realizar para no gastar tanto dinero te resulten más llevaderos. ¡Convierte tus sueños en deseos ardientes y visualízalos cumplidos!

Analiza tu situación económica actual

No puedes marcarte una meta si desconoces tu punto de partida, así que toca recapitular y hacer un análisis de tus ingresos y tus gastos.
Se trata de que te hagas una pequeña auditoría a ti mismo y determines tu patrimonio neto actual. Lo obtendrás calculando el patrimonio que tienes y las deudas a las que debes hacer frente.

Establece unas metas de ahorro realistas y fíjate un plazo para alcanzarlas

Una vez que tienes claro cuál es tu punto de partida te será más fácil establecer metas. Si de verdad quieres que el plan financiero que estás elaborando sea un éxito, tienes que ser realista.

Por ejemplo, si tienes un salario bajo y un buen número de gastos no te puedes fijar como meta ahorrar 200€ al mes, pero sí podrías plantearte ahorrar mensualmente 75€.
Además de tener claros los objetivos, debes marcarte un tiempo para conseguirlos. Si no lo haces corres el riesgo de que tu plan financiero acabe siendo papel mojado. Lo más recomendable es proponerse pequeñas metas a corto plazo, por lo menos al principio, así resulta más fácil alcanzar el éxito.

Fija un plan de acción

Ahora que sabes lo que quieres conseguir, llega el momento de establecer cómo lo vas a hacer. En esta fase te resultará muy útil el análisis de patrimonio neto que has hecho antes.

Si quieres aumentar tu colchón financiero tienes dos opciones:

  1. Ganar más dinero.
  2. Ahorrar.

La opción de ganar más dinero muchas veces no es viable, así que lo más común es buscar vías de ahorro.

Retoma ahora ese análisis de gastos del que venimos hablando y empieza a pensar dónde puedes recortar. Al analizar tu situación financiera habrás sido consciente de lo que ingresas y lo que gastas, así que ya te habrás hecho una idea de los gastos superfluos.

No hace falta que hagas grandes cambios en tu estilo de vida, pequeñas acciones pueden llevar a un gran resultado. Por ejemplo, si gastas cada día 1€ en tomar café en el trabajo, si te compras un termo y te llevas el café de casa estarás ahorrando a final de mes 20€. Puede parecer que no es mucho dinero, pero a final de año tendrás 240€ más.

Si quitas tres o cuatro de esos pequeños gastos que realmente no necesitas hacer, puedes acabar fácilmente el 2019 con unos 1.000€ más.

Otra forma de aumentar tu saldo es aplicar el preahorro. En lugar de esperar a final de mes a ver cuanto dinero puedes ahorrar, guarda la cantidad que tienes pensado ahorrar en cuanto recibas tu nómina, pensión, etc. No importa que sea poco, al final esas pequeñas aportaciones a tu hucha particular pueden llegar a sumar una importante cantidad.

Y ahora que lo tienes todo listo no te olvides de un paso esencial: poner en práctica lo que has planificado.

Monitoriza tus resultados

Ya tienes tus objetivos y tu plan de acción, ahora lo único que te falta es hacer revisiones periódicas de tus finanzas para ver si realmente estás consiguiendo lo que querías. Si lo consigues, ¡enhorabuena, es momento de disfrutar del objetivo conseguido! Pero si no es así debes ir haciendo algunos ajustes sobre la marcha, como revisar los objetivos o ponerte en manos de especialistas en planificación financiera.

¿Te animas a asumir el reto de mejorar tus finanzas en 2019? ¡Conviértete en el centro de tus prioridades y por fin conseguirás ahorrar. Te mereces Libertad Financiera!

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.