El blog de Pepe Promedio

No llego a fin de mes: cómo revertir esa situación

Terminar el mes con un saldo positivo en las cuentas familiares puede parecer una utopía para muchas familias. La Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) de 2018 que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) indica que un 21.5% de la población española vive en riesgo de pobreza o exclusión social ya que tienen unos ingresos inferiores a los 8.871 euros anuales.

A la luz de la encuesta, no es de extrañar que la expresión «no llego a fin de mes» la escuchemos más de lo que nos gustaría. Incluso, es probable que la hayamos pronunciado alguna vez. Lo cierto es que los bajos sueldos y los gastos que se deben afrontar cada día hacen que la meta de llegar a fin de mes sea dura. Sin embargo, no es imposible.

Si tienes ingresos fijos puedes ahorrar y terminar el mes con un saldo positivo en tu cuenta. No es una tarea sencilla, pero si planificas bien tu economía doméstica, llevas un nivel de vida adecuado a tus ingresos y sigues las recomendaciones que te proponemos en este artículo, puedes lograr afrontar con solvencia cada mes y ¡ahorrar! 

Sí, has leído bien. Para llegar a fin de mes debes planificar tu economía doméstica y llevar a cabo algunos de los consejos que te compartimos a continuación.

New Call-to-action

Organiza tu contabilidad doméstica

Para llevar al día tu contabilidad doméstica es imprescindible controlar todos tus gastos. Solo así lograrás mantener un equilibro financiero. Para tener esos datos a la mano y organizar lo que haces con tus ingresos lo mejor es elaborar un presupuesto familiar.

Con un solo vistazo puedes saber dónde se va tu dinero y puedes decidir alternativas de ahorro y cómo economizar tus gastos. El objetivo de tu presupuesto familiar es llegar a fin de mes con solvencia.

Controla tus gastos

Ahorrar dinero en casa para llegar a fin de mes es posible. A pesar de que los gastos del hogar son imprescindibles para el día a día, si estableces un plan de ahorro doméstico y lo sigues al pie de la letra puedes ahorrar. A veces no necesitas más que poner en práctica algunos trucos, como apagar las luces de las habitaciones en las que no haya nadie, o cerrar el grifo del agua mientras te lavas los dientes.

  • Cómo ahorrar agua. Con un poco de sentido común, puedes lograr ahorrar agua. Eso se verá reflejado en la factura pero también en el medio ambiente. Recuerda que el agua es un bien escaso. No dejes el agua correr mientras te enjabonas, cepillas los dientes, o friegas los cacharros. Deja de usar el inodoro como una papelera, llena la lavadora y el lavavajillas antes de ponerlos en marcha. Ten agua fría en la nevera y deja de abrir el grifo y desperdiciar agua mientras se pone fresquita.
  • Cómo ahorrar energía. La factura de la luz siempre provoca dolor de cabeza. Puedes disminuirla pasándote a las energías renovables, pero también siguiendo algunos consejos. Por ejemplo, utiliza un simulador para saber qué tarifa y potencia es la más adecuada para tu hogar. Evita dejar los aparatos electrónicos en stand-by o enchufados si no los estás utilizando. Una gran idea es utilizar regletas con interruptores. Pásate a los electrodomésticos ECO y elige una tarifa con discriminación horaria.
  • Cómo ahorrar en la compra semanal. La alimentación es un gasto fijo en el que podemos ahorrar mucho si nos lo proponemos. Organizar menús semanales es la clave para comprar solo aquello que vas a comer y no tener que tirar comida. Además, otros trucos para lograr el ahorro son: hacer una lista de la compra, adquirir marcas blancas, consultar comparadores de ofertas, comprar productos frescos, de temporada y de productores locales o unirte a un grupo de consumo. 

Establece un fondo de emergencia

Aunque nadie las espere, en la vida se nos presentan situaciones con la que no contábamos (una avería en casa, una emergencia médica…). Para evitar pedir un crédito con el que poder hacer frente a los imprevistos, lo mejor es tener un fondo de emergencia al que aportes mes a mes una cantidad fija.

Quizás te venga a la cabeza una pregunta recurrente: ¿Cómo ahorrar para una emergencia si no llego a fin de mes? Obviamente todo ahorro debes establecerlo en base a tus posibilidades y reflejarlo en tu presupuesto doméstico.

Para saber cuánto debes tratar de ahorrar y mantener en tu fondo de emergencia lo recomendable es alcanzar una cantidad equivalente a entre 3 y 6 meses de tus gastos corrientes. Por lo tanto si tienes un trabajo estable y gastas unos 1000 euros al mes, tu fondo de emergencia ideal se situaría entre los 3000 y los 6000 euros. Esto no quiere decir que debas ahorrar esa cantidad de golpe. Puedes ahorrar mes a mes hasta alcanzar tu objetivo.

Busca un ingreso adicional

Una de las claves para lograr la libertad financiera son los ingresos pasivos. Aunque requiere de un gran esfuerzo inicial, una vez que logras establecer un sistema de ingresos pasivos tu esfuerzo se reduce al mínimo. 

Los ingresos pasivos son aquellos que generan dinero sin que aportes trabajo, al menos no de forma continua. Por ejemplo, puedes probar con el marketing de afiliados en internet, monetizar un blog o vender cursos o servicios pasivos en línea.

Gestiona tus deudas: reunifica

Es normal que te endeudes para hacer frente a los gastos. La gran mayoría de familias cuenta con una hipoteca, un préstamo para comprar un coche o sufragar un imprevisto que se presenta en el peor momento posible. El problema es que acumular préstamos implica que las deudas se llevan gran parte de los ingresos. 

Una solución para esta situación en reunificar la deuda. Se trata de unir todas tus deudas en un único préstamo de forma que la cuota sea una sola. Recuerda que para llevarlo a cabo es necesario disponer de una propiedad inmobiliaria.

Revisa tu salud financiera

Para evaluar la salud de tu economía puedes contar con la ayuda de tu asesor financiero. Si todavía no cuentas con los servicios de uno, puedes probar una herramienta de diagnósticos totalmente gratis siguiendo este enlace. Gracias al Análisis de Necesidades Financieras (ANF) puedes obtener un informe de tu situación actual y proyectarla hacia el futuro.

Utiliza una App o Excel que te ayude a ahorrar

¿Has oído hablar de Fintonic, Tosh Fiannce o MoneyWiz? Son aplicaciones que puedes descargar en el teléfono móvil y vincular a tus cuentas bancarias de manera que te permitan analizar tus gastos.

A veces, un simple Excel puede ser una excelente herramienta para elaborar un presupuesto familiar y llevar al día tus gastos e ingresos. 

Si pones en práctica los consejos recopilados en este artículo te aseguramos que empezarás a notar mejoría en tu economía poco a poco. Ten en cuenta que adquirir hábitos será la clave para controlar y mejorar tus finanzas. No es una labor sencilla, pero el esfuerzo merece la pena. Si eres constante, llegará un momento en que apliques todos los consejos casi sin darte cuenta. ¡La libertad financiera está en tu mano!

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.