El blog de Pepe Promedio

Métodos de ahorro que deberías conocer

Todos necesitamos ahorrar, pero esta tarea se puede llegar a convertir en un auténtico quebradero de cabeza. Si te cuesta llegar a fin de mes, ¿cómo vas a conseguir guardar algo de dinero? La clave para conseguir este objetivo es conocer diferentes métodos de ahorro y aplicar el que mejor se adapte a tu caso.

Hoy te vamos a presentar algunas de las fórmulas de ahorro más populares, quizá entre ellas esté la que es perfecta para ti.

New Call-to-action

Lo primero… ¡controla tus gastos!

Todos tenemos un montón de gastos cotidianos. El primer paso para empezar a ahorrar es identificar tus gastos mensuales para determinar los que son esenciales y los que podrías eliminar.

Controlar los gastos diarios es un primer gran paso que te permitirá tener más dinero disponible para el ahorro.

Métodos de ahorro

El método del sobre

Es en gastos superfluos como el ocio o los caprichos en los que podemos ahorrar. Con este método no nos vamos a privar de ir al cine o de salir a cenar, pero vamos a limitar este tipo de gastos.

Lo primero que tienes que hacer es establecer una asignación mensual para la partida de ocio o caprichos. En cuanto cobres coge ese dinero y mételo en su sobre. A medida que vayas disfrutando del ocio o hagas compras de ropa o similares gástalo. Una vez que se acabe…¡a esperar hasta el mes siguiente!

Regla del 50/20/30

Aquí lo que hacemos es dividir nuestros gastos en tres categorías y asignar un presupuesto a cada una de ellas.

El 50 % del dinero lo destinaremos a los gastos básicos (alquiler, suministros, gasolina, etc.) El 20 % lo destinamos al ahorro y el 30 % restante va para ocio y caprichos.

Con esta curiosa fórmula conviertes el ahorro en un gasto fijo del que no te vas a poder librar. ¡Ahorras sí o sí!

Regla del 40/30/30

Es similar a la anterior, te puede venir bien si no tienes demasiados gastos fijos, ya que puedes ahorrar más. En este caso destinas un 40 % de tus ingresos mensuales a cubrir tus necesidades básicas, un 30 % al ahorro y otro 30 % al ocio.

Método Kakebo

Este popular método japonés nos propone hacer un análisis detallado de nuestros gastos mensuales y ponerlo por escrito. Esto nos ayuda a ver en qué estamos gastando nuestro dinero y facilita el tomar decisiones sobre gastos de los que deberíamos prescindir.

Método Harv Eker

Es otro método de ahorro que nos propone dividir nuestros ingresos en varias partidas para aprovechar mejor nuestros recursos. Aquí la división es la siguiente:

  • 50 % para necesidades básicas.
  • 10 % para ahorro.
  • 10 % de inversión en nosotros mismos a través de formación. Podríamos formarnos en finanzas para aprender a administrar mejor nuestro dinero, mejorar nuestro perfil profesional para buscar un nuevo empleo, etc.
  • 10 % para inversiones a largo plazo.
  • 10 % para ocio.
  • 10 % para destinarlo a alguna causa benéfica.

Con este curioso método ahorramos y mejoramos a nivel personal tanto a través de la formación como colaborando con causas que nos parezcan justas.

El reto de las 52 semanas

Consiste en ahorrar durante todo un año. Se trata de ir aumentando la cantidad de ahorro semanalmente.

La primera semana ahorras 1 €, la segunda 2 € y así hasta llegar a la semana 52, en la que deberías ahorrar 52 €.

Es una buena alternativa si eres perezoso a la hora de ahorrar o si no tienes muchos recursos económicos. Al cumplir tu meta te encontrarás que tienes 1.378 € más. ¡No está mal!

El método de los 30 días

Similar al anterior. Aquí lo que haces es ahorrar 1 € el día 1, 2 € el día 2 y así hasta llegar al 30. A final de mes deberías tener 465 €.

Si este método te supone un importante esfuerzo económico, puedes fraccionar lo que ahorras cada día. En lugar de con 1 € arranca con 50 céntimos y ve sumando 60 céntimos por día.

La hucha del cambio

Con este método volvemos a nuestra infancia, ya que lo primero que tenemos que hacer es comprar una hucha. Luego nos comprometemos a guardar en ella todas las monedas que tengamos del mismo valor, pueden ser 50 céntimos o hasta 2 €.

Si no sueles tener muchos cambios, “oblígate” a ello. Por ejemplo, guarda un 10 % de lo que obtengas cada vez que cambies un billete. Una vez a la semana pon en tu hucha todo lo que hayas recaudado.

Lo bueno de este método es que cuando abras la hucha te llevarás una sorpresa. ¡Salvo que escojas un modelo moderno de esos que llevan la cuenta del dinero que vas guardando!

Trucos de ahorro para los perezosos

Puede que pienses que no ahorras porque no puedes, pero lo cierto es que muchas veces no ahorramos por falta de compromiso.

Haciendo pequeños cambios podemos obtener algo de dinero que destinaremos al ahorro. Aquí tienes unos ejemplos:

  • Guarda las vueltas de todas tus compras y ponlas en una hucha.
  • Guarda los billetes de 5 €.
  • Elimina pequeños gastos (café, tabaco, etc.) y guarda el dinero que destinabas a ellos.

Errores comunes al intentar ahorrar

Para conseguir nuestro objetivo debemos evitar ciertos errores que son muy comunes:

  • Esperar a final de mes para guardar dinero. Lo más seguro es que no te quede casi nada, ¡págate primero a ti mismo!
  • Gastar dinero en cosas que realmente no necesitamos: más ropa, el último móvil que acaba de salir al mercado…
  • No ser disciplinados. Acudir al dinero ahorrado cuando surge el más mínimo problema económico en lugar de buscar alternativas.

Ahorrar no es imposible

Ya lo has visto, guardar algo de dinero no es tan difícil como parece. Según tus circunstancias personales y económicas podría irte mejor uno u otro de los métodos de ahorro que te hemos presentado.

Recuerda que, para ahorrar, es fundamental que primero te conciencies realmente de que lo quieres hacer. A continuación, organiza tu contabilidad doméstica para conocer tus gastos y pon en marcha alguno de los métodos recomendados.

¿Tampoco así consigues ahorrar? En ese caso te puede ir bien ponerte en manos de un especialista que te ayude a comprender tus necesidades financieras y elabore un plan de ahorro adecuado a tus necesidades.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.