El blog de Pepe Promedio

IVA en restaurantes y alimentación: lo que debes saber

La alimentación es uno de esos gastos fijos que toda persona tiene. En el apartado de alimentación hay muchos que son reconocidos de primera necesidad y otros que no. Esto genera algunas controversias, sobre todo a la hora de aplicar el IVA. Por ejemplo, el pan blanco tiene un 4% de IVA y el integral un 10%. ¿A qué se debe esa diferencia?

Es probable que hayamos notado que, por lo general, el IVA aplicado a restaurantes y productos alimenticios no considerados como de primera necesidad se corresponden con un 10% de IVA. Sin embargo, podemos encontrar productos alimenticios que consideramos de primera necesidad y que también están gravados con un 10%. Por no hablar de ciertos establecimientos relacionados con la restauración que aplican el 21%.

Para aclarar todas estas dudas sobre el IVA en restaurantes y alimentación hemos elaborado este artículo. El objetivo es esclarecer este concepto de IVA que afecta a hosteleros y consumidores en un país en el que la restauración y la hostelería cobran especial relevancia ya que la economía se basa en el sector servicios, el mismo que ofrece al visitante el disfrute de la dieta mediterránea.

New Call-to-action

El IVA en restaurantes

Antes de entrar en materia, refresquemos el concepto de IVA. Se trata de un impuesto indirecto que se aplica sobre el valor añadido de productos y servicios de consumo. Según el tipo de bien o servicio, se aplica un tipo de IVA u otro. Podemos distinguir tres tipos de IVA:

  • 21%, es el IVA general.
  • 10%, suele ser el de los restaurantes y es el tipo reducido. Además de en hostelería, se aplica a productos de salud, los destinados a actividades agrícolas, ganaderas y forestales, la actividad inmobiliaria o el agua, entre otros.
  • 4%, es el IVA superreducido aplicado a los productos de primera necesidad.

Tipo de IVA que se aplica y por qué

Como hemos visto, en la hostelería se aplica el tipo reducido de IVA, el 10%.Sin embargo, muchos consumidores pueden confundirse algunas veces. Por ejemplo, ¿qué ocurre si consumimos pan y cerveza junto con el resto de platos en un restaurante? El pan, de primera necesidad, está sujeto al 4%; mientras que el alcohol soporta el 21%.

Por suerte, en los restaurantes esta distinción no importa, pues solo se aplicará el 10%. Sin embargo, todo puede cambiar según el establecimiento y el servicio que ofrezca. Muchas veces las actividades se pueden mezclar, en estos casos hablamos de servicios mixtos que une los conceptos de restauración y hostelería.

Modalidades en las que no se aplica el IVA reducido en restaurantes

En los casos de servicio mixto —restaurantes que ofrezcan además un servicio recreativo—, se deberá establecer qué actividad es la principal del negocio. Así sabremos si se debe aplicar el IVA de tipo general  (21%) o el reducido de la hostelería  (10%). Pueden darse casos diversos, algunos de los más comunes son:

En un salón especializado en bodas y celebraciones, se aplicará el 10% pues se entiende que a pesar de las actuaciones o espectáculos musicales, la experiencia principal es disfrutar del menú.

  • Los restaurantes enfocados en el ocio para los más pequeños de la casa en los que pueden celebrarse cumpleaños, se aplica el 21%. En este caso, el menú no es lo más importante.
  • Sucede algo similar al caso anterior con los karaoke. Se aplica el 21% ya que la actividad principal es ofrecer el servicio de karaoke.
  • Un bar que ofrece un espectáculo de monólogos aplica el 21%, a excepción de los días en los que no hay espectáculo en cuyo caso las cenas puedan llevar el 10%.
  • El restaurante de un casino aplica el 10%.
  • Es decir, se aplicará el 10% como en el resto de restaurantes al uso en aquellos establecimientos en los que se considere que la actividad principal siga siendo la que tiene que ver con el menú, y no las actuaciones, monólogos, deportes, etc. que sean consideradas como actividades complementarias.

Cuándo se desgrava el IVA en restaurantes

Más de una vez, cuando vamos a comer o cenar a un restaurante nos surge la pregunta: ¿puedo desgravarme esta comida? Lo cierto es que la ley contempla que solo podremos desgravarnos el IVA de las comidas relacionadas directamente con la actividad empresarial o profesional.

Así pues, no podremos desgravarnos una comida familiar, pues no se considera que tenga relación directa con nuestra actividad profesional o empresarial. Esto es así porque la Ley del impuesto de sociedades establece que se consideran gastos deducibles «los gastos por atenciones a clientes o proveedores (y) los realizados para promocionar, directa o indirectamente la venta de bienes y prestación de servicios».

Es muy importante que si queremos desgravarnos el IVA generado por estos gastos guardemos debidamente el ticket. Aunque para evitar problemas con hacienda, lo ideal es pedir la factura completa.

¿Es obligatorio que un restaurante incluya el IVA en su carta?

Según la Ley 44/2006 del 29 de diciembre, la carta de un restaurante debe incluir «el precio completo, incluidos los impuestos». Por lo tanto, lo mejor sería que cualquier establecimiento exhibiese siempre sus precios con el IVA incluido. En todo caso, de no ser así, habría que indicar de forma clara que el precio no incluye el IVA. Si no es así, se entenderá que el precio incluye los impuestos.

El IVA en alimentación

En el mercado encontramos multitud de tipos de productos alimentarios. Aunque pudiera parecer que todos los alimentos están gravados con el mismo tipo de IVA, no es así. Hay alimentos considerados de primera necesidad que están gravados con el tipo superreducido y otros que no.

El IVA de los alimentos que consumimos. Productos de primera necesidad

Podemos encontrar alimentos y bebidas gravados con todos los tipos de IVA:

  • General, 21%: En este apartado encontramos las bebidas alcohólicas y también algunos productos parafarmacia. Además de algunos alimentos, hay otros productos gravados con el tipo general de IVA como: la mayoría de servicios públicos (luz, gas…), productos textiles y electrodomésticos, los pañales o los servicios de peluquería.
  • Reducido, 10%: En este apartado están las bebidos no alcohólicas, y alimentos como la carne y el pescado fresco. También las conservas y algunos productos farmacéuticos. Además de estos alimentos, se gravan con el tipo reducido las entradas de cine, teatro, conciertos de música y danza; las viviendas de nueva construcción, el suministro de agua, restaurantes…
  • Superreducido, 4%: Aquí están los productos de consumo básico. En cuanto alimentos: leche, huevos, frutas, verduras y pan. También las medicinas, periódicos, revistas y libros y los servicios del cuidado del hogar, entre otros.

¿Se puede deducir el IVA en la compra de alimentos?

En este caso, si compramos alimentos en un supermercado, por ejemplo, no podremos deducirnos el IVA. Se entiende que adquirimos los alimentos como bienes —y no como servicios, como ocurre en un restaurante—. En este caso la legislación es clara: no hay derecho a deducir cuota alguna. En la Ley del IVA, en el artículo 96, apartado uno, se establece que el IVA no será deducible para las cuotas soportadas en las adquisiciones de una serie de bienes y servicios. Entre esos bienes y servicios que se explicitan en la ley están los alimentos, bebidas y tabaco.

Después de leer este artículo sobre el IVA en restaurantes y alimentación, tendremos más información para seguir documentando nuestra particular estrategia para lograr la libertad financiera. ¡El conocimiento lo es todo! Sigue leyendo y comparte tus inquietudes con nosotros!

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.