El blog de Pepe Promedio

Inflación en España: cómo afecta a tu planificación

Todos tenemos sueños y planes para el futuro. Por eso pensamos y establecemos metas financieras que nos permitan llevarlos a cabo. Se trata de ahorrar hoy para poder disfrutar mañana, en el futuro. Cada uno tiene sus propios planes, pero a veces se repiten los deseos: una jubilación tranquila, comprar la casa frente al mar que siempre quisiste o ese viaje al otro lado del mundo que siempre tienes que posponer. ¿Cómo afectará la inflación en España a esos planes? En este artículo te contamos todo lo que debes tener en cuenta sobre la inflación para que te afecte lo menos posible.

New Call-to-action

Qué es la inflación

La inflación en España es el aumento generalizado y sostenido de los productos y servicios de nuestro mercado durante un tiempo establecido —por lo general un año—. Cuando el nivel general de precios sube, se pueden adquirir menos bienes y servicios con cada euro, por lo que la inflación no es más que la constatación del poder adquisitivo de la moneda

Para establecer cuánto crece la inflación se utilizan índices. La inflación en España toma como referencia el Índice de Precios al Consumo —IPC—, que es el incremento del nivel general de los precios. 

Como ya hemos apuntado, la principal consecuencia de la inflación es la pérdida del poder adquisitivo, con cada euro cada vez podemos adquirir menos bienes y servicios. Veámoslo con un ejemplo a partir de los datos del Instituto Nacional de Estadística —INE—, que seguro que te ayuda a asimilar el concepto.

Tomemos en cuenta la variación del precio de la vivienda en los últimos 20 años. La inflación en España de los precios de la vivienda ha significado una tasa de variación del IPC del 52,26%. Esto quiere decir que lo que podíamos comprar antes con 1.000 euros ahora solo lo podremos adquirir si pagamos 1.526 euros

Así que una casa que hace 20 años podía costar 100.000 euros, ahora la adquiriremos por 152.600 euros.

Esto quiere decir que nos vemos abocados a una pérdida constante del valor adquisitivo que, obviamente, va a afectar a tus objetivos a medio y largo plazo.

Cómo afecta la inflación en España a tu economía personal

A la luz del ejemplo anterior, podemos concluir que la inflación es el gran enemigo del ahorrador. Si mantienes tus ahorros a buen recaudo y ‘seguros’ en una cuenta bancaria a la vista o debajo del colchón, con el paso del tiempo solo constatarás que ese dinero ha perdido valor.

Que eso ocurra no te beneficia, si decides ahorrar es porque quieres lograr mayor capacidad de compra en el futuro. Por lo que tener tu dinero líquido no invertido para que pierda su valor en unos años, no forma parte de una buena planificación. 

Si decides invertir el dinero ahorrado en un producto financiero deberás tener en cuenta que cualquier rentabilidad que no supere la inflación hará que tu inversión pierda valor. Esto quiere decir que podría darse el caso de que, después de ahorrar durante varios años, te percates de que los rendimientos obtenidos en el ahorro se anulan por la inflación, porque ha subido el coste de la vida. 

Por ejemplo, si con tus ahorros realizas una inversión a largo plazo con un tipo de interés medio del 1.0%, y la tasa de inflación media anual en el mismo periodo es del 3,0%, tus ahorros habrán perdido un valor del 2,0% cada año.

 Así pues, se puede afirmar que la inflación es el riesgo escondido en cualquier inversión.

Cómo puedes combatir la inflación

Como demuestra el ejemplo anterior, la mejor forma de combatir la inflación en España es invertir tu dinero en productos financieros que tengan una rentabilidad que supere la inflación.

Con la ayuda de tu asesor podrás tomar las decisiones correctas para no dejar a un lado el importante escollo que puede suponer la inflación en cualquier decisión que tenga que ver con tus ahorros. Elige un buen asesor y aprovecha para adquirir también tú conocimientos sobre este campo. La información es una valiosísima herramienta en el ámbito financiero. 

Entre tu asesor y tú definiréis tu perfil, la cantidad de dinero a invertir a corto, medio y largo plazo con distintos horizontes temporales, la diversificación necesaria, la promediación… toda esta información será de gran ayuda para que tu inversión se adapte a tus objetivos y puedas lograr todos tus sueños evitando a la temida inflación.

Como hemos visto, ahorrar e invertir no son lo mismo. Si solo guardas tu dinero para gastarlo en el futuro, la pérdida del poder adquisitivo de ese dinero ahorrado te pasará factura. Sin embargo, si inviertes tu dinero para el futuro con una rentabilidad que supere a la tasa de inflación, entonces estarás manteniendo el valor de tu dinero combatiendo la inflación.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.