El blog de Pepe Promedio

Impuesto de circulación: todo lo que necesitas saber

Al adquirir un vehículo asumimos que a lo largo de toda la vida útil del mismo vamos a tener que hacer frente a una serie de gastos. No se trata solo de revisiones o seguros, también de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y el impuesto de circulación.

El nombre real de este tributo es Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM). Resulta más sencillo llamarlo impuesto de circulación, pero esto da lugar a confusión. Como luego veremos.

Ahora mismo lo importante es que tengas claro que deberás pagar este impuesto de forma anual, la única forma de extinguir esta obligación es que transmitas el vehículo o lo des de baja en la Jefatura Provincial de Tráfico.

New Call-to-action

¿Qué es el impuesto de circulación?

Este impuesto existe desde principios de los años 90 del siglo pasado. El realidad el IVTM sustituyó al anterior impuesto de circulación de vehículos, de ahí que lo sigamos llamando con el mismo nombre.

Pero no debemos confundirnos. Por mucho que lo llamemos impuesto de circulación, no nos están cobrando una tasa por circular, sino por tener un vehículo a motor.

Este tributo grava la titularidad de vehículos de tracción mecánica que son aptos para circular por la vía pública, con independencia de su clase o su categoría. Esto quiere decir que lo pagas si tienes un coche, pero también si tienes una moto, puesto que afecta a vehículos matriculados y que figuren en registros públicos.

¿Quién debe pagarlo?

Coche nuevo

Ten en cuenta que, aunque hablemos de coche con carácter general, esto se aplica a cualquier tipo de vehículo que implique el pago del IVTM.

Si es un coche nuevo el obligado al pago es el propietario del mismo. El pago lo realizas en el mismo momento de la compra.

En este caso no abonas el importe de todo el año, sino que se prorratea el importe total por el tiempo del año en curso durante el que vas a tener el vehículo.

Coche de segunda mano

En el caso de coches de segunda mano el obligado al pago del impuesto es quien sea el dueño del vehículo a fecha 1 de enero del año en que se produce la venta.

Es decir, si vendes tu coche en junio, deberás abonar tú el impuesto de circulación del año en curso.

Coche de renting

El renting se ha puesto muy de moda para particulares y autónomos. En este caso el propietario del vehículo es la empresa que te lo cede a cambio de ese “alquiler”, así que es ella la que debe hacerse cargo del tributo.

¿Cuándo se paga?

Como hemos visto antes, si adquieres un vehículo nuevo lo pagas en el momento de hacer la adquisición. El resto de años lo pagarás dentro del plazo dado por tu ayuntamiento.

No existe un plazo fijo, cada Administración tiene libertad para decidir en qué momento devenga el impuesto. Lo que sí es seguro es que vas a tener que pagarlo una vez al año.

¿Dónde se paga?

Tratándose de un impuesto se te suelen dar varias alternativas. Lo más sencillo es que domicilies el pago en tu cuenta bancaria y así no te tienes que preocupar.

Si no tienes el pago domiciliado te llegará una carta de pago. Con ella deberás acudir al banco o bien hacer una transferencia.

La mayoría de las Administraciones cuentan ya con una plataforma electrónica de pago que te permite hacer la gestión online. Aunque también tienes la opción de hacer el pago directamente en un cajero automático.

¿Cuánto cuesta?

La Ley de Presupuestos Generales del Estado fija cada año los valores del impuesto, pero los municipios pueden modificar ese importe al alza, siempre y cuando no superen el tope máximo establecido legalmente.

Es decir, que cada ayuntamiento tiene un cierto margen de libertad y lo suele utilizar. Por eso nos encontramos que el importe de este impuesto es diferente en cada municipio.

Como normal general, San Sebastián suele estar entre los municipios con el impuesto de circulación más caro, mientras que el más barato suele ser el de Melilla.

Descuentos

A fin de incentivar la compra de vehículos eléctricos se han establecido diferentes beneficios fiscales. Entre ellos puedes encontrar descuentos en el impuesto de matriculación. Este impuesto incluso te puede llegar a salir gratis si adquieres un vehículo con emisiones de CO2 que estén por debajo de los 120 gr/km.

En el caso del IVTM los ayuntamientos pueden aplicar bonificaciones. Algunos ofrecen un descuento de hasta el 75% de la cuota para vehículos eléctricos.

¿Qué ocurre si no pago el impuesto de circulación?

Si pagas cualquier tipo de impuesto la Administración comenzará la vía de apremio. Este procedimiento suele acabar con el embargo de la deuda de tu nómina, o incluso de la cuantía que deba devolverte Hacienda de la declaración de la Renta, más los correspondientes intereses.

En el caso concreto del impuesto de circulación, también estás expuesto a que te impongan una multa de tráfico.

Por otro lado, si tienes este impuesto pendiente de pago, no podrás transmitir el vehículo ni mediante compraventa ni mediante donación.

Comprar un coche: no pierdas de vista los gastos 

Como ya hemos señalado, al comprar un coche debes tener en cuenta que a partir de ese momento tendrás que hacer frente a una serie de gastos y obligaciones.

Entre esos gastos está el impuesto de circulación, que deberás abonar de forma anual. Hemos procurado darte las claves para que puedas tener al día tu IVTM, pero si continúas teniendo problemas para pagar tu deuda, o no estás seguro de cuánto debes pagar, nuestro consejo es que acudas a un asesor que te ayude y te explique cómo debes hacer para mantener este gasto anual fijo actualizado.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.