El blog de Pepe Promedio

Contrato de relevo: cómo funciona

¿Has oído hablar del contrato de relevo? Es posible que a ti o a alguien conocido le hayan ofrecido un contrato de trabajo de este tipo. Para que tengas a mano toda la información, en este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre el contrato de relevo y cómo funciona.

Este tipo de contrato no es muy común en el mercado laboral español. Según el SEPE, en el año 2016 apenas se superaron los 15.500 contratos de este tipo. Probablemente, todavía es un gran desconocido y eso dificulta su elección. Sin embargo, es una herramienta muy útil tanto para los trabajadores como para las empresas. Por lo tanto, aprendamos más sobre él.

New Call-to-action

Qué es el contrato de relevo

El contrato de relevo es un contrato de trabajo por el que una empresa reclama los servicios de una persona desempleada con el objetivo de sustituir a un trabajador de la empresa que tiene una jornada parcial por jubilación. 

Es decir, el nuevo trabajador es contratado para completar la jornada de la persona jubilada de forma parcial. De esta forma, obtendrá el mismo puesto o, al menos, uno similar a del trabajador que se jubila. El trabajador sustituto recibe el nombre de relevista, y el relevado es el trabajador sustituido.

Características del contrato de relevo

Este tipo de contrato está regulado por el Estatuto de los Trabajadores y tiene algunas peculiaridades:

  1. El objetivo principal del contrato de relevo es fomentar el empleo. Por eso, solo deben celebrarse estos contratos con personas desempleadas. También pueden admitirse trabajadores de la empresa que tengan jornada parcial o un contrato de duración determinada. Bajo ninguna circunstancia se le puede ofrecer este tipo de contrato a un trabajador de la empresa que tenga un contrato indefinido.
  2. Debe formalizarse por escrito, con el modelo oficial. En el documento contractual figurarán los datos completos de ambos trabajadores.
  3. El relevista o sustituto obtiene un contrato de relevo mientras que el relevado o sustituido pasa a tener un contrato a tiempo parcial, al tiempo que obtiene la jubilación parcial.
  4. A través de este contrato, ambos trabajadores (relevista y relevado) quedan vinculados legalmente. Dado que uno pasa a tener el puesto del otro, o similar, debe haber una correspondencia entre las bases de cotización de ambos.
  5. La jornada de trabajo del sustituto puede ser parcial o completa.
  6. La duración del contrato de relevo será indefinida, o por lo menos hasta que el trabajador sustituido alcance la edad de jubilación.

Cuándo termina el contrato de relevo

Una vez que el trabajador sustituido alcanza la edad de jubilación puede decidir si se jubila completamente o sigue trabajando de forma parcial. En este último caso, alcanzada la edad ordinaria de jubilación se puede prorrogar el contrato de relevo anualmente.

Cuando el trabajador sustituido se jubila por completo pueden ocurrir dos cosas:

  • Por un lado, puede que la empresa decida ofrecer un contrato indefinido al sustituto para que reemplace por completo al trabajador que se jubila. 
  • Por el otro, la empresa puede despedir al trabajador relevista. En este caso, el contrato de relevo termina en despido y la empresa debe pagarle al relevista una indemnización. En este caso, 12 días por año trabajado.

Como ves, este tipo de contrato de relevo puede resultar muy útil para sustituir personal próximo a jubilarse. Además, el empresa se garantiza que ambos trabajadores acuden a su puesto de trabajo de forma simultánea lo que permite que uno le enseñe al otro las características del puesto

Si te ofrecen un contrato de este tipo o crees que tu empresa puede aplicarlo, asesórate para que no quede ningún cabo suelto y puedas beneficiarte de fórmulas como esta.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.