El blog de Pepe Promedio

Cómo alquilar un piso legalmente y de forma segura

El mercado de la vivienda en España ofrece una buena oportunidad a todos aquellos propietarios que quieran alquilar un piso y obtener una buena rentabilidad. Si es tu caso y estás pensando en participar en el mercado del alquiler, tu prioridad debe ser evitar una mala experiencia. Para ello, en este artículo te contamos cómo alquilar un piso ajustándote a la legalidad y evitando contratiempos como los impagos.

New Call-to-action

Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU)

En el año 2019, la Ley de Arrendamientos Urbanos se ha actualizado. Para poner un piso en alquiler, es fundamental conocer estos cambios. Te los resumimos aquí:

  • La duración del contrato se ha ampliado, de 3 a 5 años. En el caso de prorrogarse, la duración será de 3 años y no de 1 como anteriormente. Si el propietario no desea seguir alquilando al finalizar el contrato, deberá avisar al inquilino con 4 meses de antelación. Por su parte, el inquilino deberá avisar con 2 meses de antelación.
  • La ley establece que la fianza no podrá ser superior a los 2 meses.
  • Si es necesario hacer reformas, no será necesario esperar a que finalice el contrato para emprenderlas.
  • Si la vivienda se pondrá al servicio del alquiler turístico, al menos tres quintas partes de los vecinos deben estar de acuerdo en que el piso se destine a alquiler vacacional.

Cómo alquilar un piso ajustándote a la LAU

Para poner en alquiler un piso o casa, debes cumplir una serie de requisitos y plazos que se recogen en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). Es necesario conocer los documentos y trámites que deben realizarse para ajustarse a la ley. Por lo tanto, si quieres saber cómo alquilar un piso de forma legal, continúa leyendo. 

Estos son los  pasos clave a tener en cuenta:

  • Obtener la cédula de habitabilidad. Es uno de los primeros documentos que deberás obtener. Se trata de un documento administrativo que sirve para acreditar que la vivienda cuenta con las condiciones técnicas mínimas para ser habitada. Se comprueba la salubridad y solidez de la vivienda. 

Esta cédula está gestionada por cada comunidad autónoma, así que los plazos y trámites pueden variar de una a otra. Lo que sí está claro es que la vigencia de la cédula suele ser de 15 años, por lo que si ya cuentas con ella, comprueba que sigue vigente.

  • El certificado de eficiencia energética es otra de las exigencias de la legislación. Este documento se encarga de especificar la cantidad de CO2 que tu vivienda emite a la atmósfera. Cuando lo solicitas, obtendrás una etiqueta energética que tiene una validez de 10 años. En ella figura una letra que pertenece a la clasificación. La A es para las viviendas más eficientes y la G para las más contaminantes. Esta letra debe aparecer en todos los anuncios de alquiler.
  • Con los certificados listos y los anuncios pertinentes ya solo tendrás que encontrar un inquilino. Cuando lo hagas, es fundamental que redactéis y firméis un contrato de alquiler que debe ajustarse a lo establecido en la Ley de Arrendamientos Urbanos.

En el contrato deben figurar los derechos y obligaciones de ambas partes, así como todos los puntos que hayáis pactado. Tampoco está de más incluir un inventario con todos los bienes que tiene el piso. Con el inventario, revisar el estado de la vivienda una vez que termine el contrato, será mucho más sencillo.

  • Al formalizar el contrato, el inquilino te entregará una cantidad de dinero en concepto de fianza. Esta fianza debe ingresarse en el organismo correspondiente, según la ubicación del informe. Cuando finaliza el contrato, si no hay desperfectos, ni se deben mensualidades, debes devolver a tu inquilino la fianza en el plazo de 30 días naturales. Para ello, debes demostrar ante dicho organismo que el contrato ha finalizado de forma correcta. 

Cómo alquilar un piso de forma segura

Ahora que sabes los requisitos legales que debes cumplir, centrémonos en los aspectos a tener en cuenta para alquilar una vivienda sin contratiempos. El riesgo de impago es uno de los factores que más dudas genera entre los propietarios. Aunque es imposible eliminarlos, puedes atenuar los riesgos tomando algunas precauciones:

  • Analiza la solvencia del inquilino: para comprobar su capacidad de pago puedes solicitarle documentación que pruebe su solvencia, como las últimas nóminas y un contrato de trabajo. 
  • Comprueba si ha tenido problemas con otros arrendamientos: puedes consultar diferentes registros de morosos o pedir referencias a los dueños de otras viviendas que haya alquilado.
  • Valora solicitar garantías adicionales: como un aval bancario o de una tercera persona. Existen también empresas que ofrecen seguros específicos que cubren los impagos y en algunas comunidades autónomas se ofrecen servicios de intermediación para la tranquilidad de propietarios e inquilinos. Repasa tus opciones.

Si quieres ampliar información sobre cómo alquilar un piso de forma segura y ajustándote a la legalidad, puedes pedir ayuda a un asesor. De esta forma, te aseguras de no pasar por alto ningún detalle que tenga que ver con la ley y, además, estarás más tranquilo si un experto supervisa el contrato de arrendamiento y ofrece alternativas de garantía.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.